La media maratón de Angkor Wat

La media maratón de Angkor Wat

7 diciembre, 2018 0 Por Alberto

Mi primera media maratón internacional

Una de las cosas que te ocurren mientras viajas por el mundo sin fecha de regreso, es que puedes encontrar diferentes actividades a lo largo y ancho del país donde te encuentres. En Camboya, durante el mes de Diciembre pude correr mi primera media maratón internacional. Nunca he sido un buen “runner”, siempre me ha gustado la buena vida y el deporte, a veces implica un sacrificio que nunca he estado dispuesto a asumir.

Recorrido de una carrera en Camboya

Cartel con el recorrido y toda la información sobre la carrera de Angkor Wat.

Por una buena causa

La media maratón de Angkor Wat, es una carrera benéfica que organizan en Camboya para ayudar a varios proyectos que focalizan su luchan contra las minas antipersonas.Algunos proyectos ayudan a reinsertar en la sociedad camboyana a víctimas de las minas. Hay varios proyectos pero de similar índole. Entendí que el precio de la inscripción (60 euros) iba a parar íntegramente a causas sociales y humanitarias. Así que nos plantamos quince días en Camboya para participar en la media maratón. Si te interesa saber más sobre esta carrera, clica aquí.

Correr por correr

Dejemos claro que NO CORRO PARA GANAR. A mí edad ya he llegado tarde para competir por la victoria de cualquier competición. Ahora, corro para mantenerme en forma. No hago dieta, no corro con reloj, no tengo ni idea de pulsaciones, no sé entrenar, de hecho en los últimos nueve meses solo he salido a correr cinco días, así que no soy muy bueno en eso de preparar un plan de entrenamiento…. Digamos que solo corro por el mero placer de correr. A pesar de que soy consciente que a veces, es más un suplicio que un placer.

21k entre los templos de Angkor Wat

Los 21k de recorrido de la media maratón son bastante llanos. No hay ni subidas ni bajadas. Pero hay calor. Mucha calor. Y muchísima humedad. Seguramente por eso, la carrera empiece a las 06:00 de la mañana, aunque este año empezó con casi media hora de retraso. El emplazamiento es mágico. Estás esperando la salida antes de que salga el sol y tus ojos se desvían una y otra vez hacia el templo de Angkor Wat. Poco a poco, con el paso de los minutos, vas observando como cambian los colores del cielo mientras no puedes más que quedarte absorto viendo un lugar tan místico.



La carrera

No sé como habrán sido las veintidós anteriores ediciones, pero en esta edición número veintitrés, la carrera empezó casi con media hora de retraso. Con la cantidad de entrenos que llevaba encima (modo ironía ON), me conformaba si conseguía acabar la media maratón de Angkor Wat en unas dos horas, la verdad. Para mi sorpresa, acabé algunos minutos antes de las dos horas. A fecha de hoy no sé los tiempos exactos. Esto es Camboya, aquí las cosas tienen sus ritmos… El día que actualicen los tiempos, corrijo el post. A pesar de la humedad y de la calor, la carrera es bastante cómoda. Me explico: Los 21 kilómetrps son alrededor de los templos de Angkor Wat, recorrido completamente llano y asfaltado. Hay muchos puestos de hidratación, cada tres o cuatro kilómetros hay uno. No esperéis grandes lujos. Botellas de agua, una bebida camboyana llamada Wurtz (parecida al Red Bull) y de vez en cuando, plátanos. Eso es todo. Aquí no encontrarás barritas energéticas ni geles hidratantes, eso tendrás que traerlo desde casa o desde el país del que vengas.

Poco masificada

Esta media maratón tiene mucho que aprender de las grandes citas mundiales, pero ahí reside su encanto. Seguramente, durante los próximos años, vaya cogiendo empaque y cada año atraiga a más cantidad de turistas para participar en ellas. Los camboyanos no son excesivamente “rivales”, me explico, el rollito “runner” es relativamente nuevo en este país y podrás comprobar cómo les gusta salir a “piñón fijo” pero no aguantan más de cinco o seis kilómetros del tirón. La mayoría de participantes provienen de la Índia y/o de China y luego ya, algunos turistas que o bien se encuentran expatriados por estos lares o bien se encontraban por aquí de vacaciones.



Ganas de más

Sí, una vez finalizas la carrera, solo tienes ganas de dos cosas. La primera es de llegar al hotel para buscar en el ordenador futuras posibles carreras a lo largo del mundo a ver si tienes opción de hacer alguna más (ya no descarto siquiera meterme una 42k sólo por el mero hecho de hacerla… en cualquier país) y la segunda cosa es ir directamente a una casa de masajes a que por dos míseros dólares te toqueteen las piernas durante una hora. ¡¡Y NO PRECISAMENTE EN ESE ÓRDEN!! Lo bien que sienta un masaje en las piernas mientras piensas en qué otro lugar del mundo te gustaría correr.  Así que ahora estamos así, intentando encontrar otra carrera en los futuros países a los que vamos a ir a ver si podemos compaginar viajar por el mundo sin ninguna pretensión y hacer algo de deporte. Sin lugar a dudas, esta media maratón en Camboya ocupará el puesto número tres en cuanto a la experiencias vividas en este viaje. Si quieres saber la número uno, clica aquí y aquí para leer sobre la número dos.

Conclusión

A pesar de la muy evidente falta de preparación física por mi parte, de la calor insoportable y de una humedad insufrible, la media maratón de Angkor Wat, merece sin ninguna duda subir hasta el TOP-3 de las mejores experiencias vividas durante este viaje. La carrera entera transcurre por los alrededores de los templos y debo decir que, mientras observas absorto toda la belleza del paisaje, en pocos momentos te da por pensar que estas corriendo 21 kilómetros. Además, mi primera carrera internacional siempre tendrá un lugar especial en mi corazoncito. Si te gusta vi9ajar y te gusta hacer algo de deporte, deberías hacerla por lo menos una vez en tu vida. Y no solo porque sea una carrera benéfica, que también.