Cómo me fui de viaje por el mundo

Cómo me fui de viaje por el mundo

3 junio, 2018 0 Por Alberto

Cómo me fui de viaje por el mundo…

Déjame que te cuente una historia:

Corría el año 2013 y estaba en Perú e iba decidido a hacer el Inca Trail, el Camino del Inca, un trekking que finaliza entrando al amanecer en el Machu-Pichu. Era diciembre. Me había ido 40 días de vacaciones después de cambiarme turnos con compañeros para alargar lo máximo posible mi viaje. Era un sueño poder hacerlo, lo había visto en un documental cuando tenía unos 13-14 años y “sólo” había tardado 20 años en realizarlo….

Tengo un problema…

Estaba empezando una trekking de 4 días por el Cañón del Colca y conocí a una pareja de franceses. Lejos de caerme mal, acabé entablando interesantes conversaciones (rodeados de Piscos…y algunos cigarrillos también) y me explicaron que estaban viajando por el mundo. ¡¡NO PODÍA CREERLO!! Estaban haciendo algo que me parecía muy muy lejos de mi alcance. ¡Mucho! Tanto que ni me lo planteaba. ¿Por qué no me lo planteaba? Porque sencillamente no sabía ahorrar. Ni ahorrar ni gestionar mi nómina. Todo lo que ganaba…. ¡se esfumaba! Así como arena entre mis dedos… un verdadero descontrol. 

Y entonces vi la luz…

Me explicaron que habían vendido su coche, dejado sus trabajos con la idea de salir a visitar el mundo. Justo esa noche, bajo el cielo estrellado del Cañón del Colca, me prometí a mí mismo que haría lo mismo. Sin ninguna duda. Estaba dispuesto a sacrificar cualquier cosa. Me daba igual lo duro o difícil que fuera. Es cierto que yo dispongo de una hermana que se dedicaba (y aún se dedica) a ayudarte a entender que Todo es posible… y seguramente eso me ayudó. Pero aún así, tuve mucho que arreglar y cambiar en mi manera de pensar. Y de pronto, apareció ELLA. Carol. Ella había hecho en la vida todo lo contrario a mí, así que ya estaba lista para el viaje, solo le faltaba el último empujón. De ella aprendí (y aún aprendo) muchísimas cosas: Hacer todo lo contrario de como lo venía haciendo, a vivir con menos y aprender a gestionar lo que ganas.

Cerrando el grifo del derroche…

Así que el resto de meses me dediqué a cancelar mis deudas de tarjetas de crédito, romper las tarjetas (solo llevo una débito y una tarjeta monedero), abandonar mi piso de alquiler y “negociar” con mis padres un alquiler hasta la fecha que me fuera. Decidí aprender a gestionar mi dinero, mi salario, así que me compraba libros de inversión, de bolsa, de trading … ¡Quería hacer dinero con mi dinero!  Vendí el coche que me había comprado hacía unos tres años y me compré otro con 20 años. Empezó a importarme una mierda el “qué dirán”. Me había propuesto un objetivo y por primera vez en mi vida, no iba a renunciar a ello. 

Y de pronto todo cambió…

Sí, hay algo, una fuerza superior, el “poder de la atracción”, llámalo cómo quieras. Pero hay algo. No tengo ni puta idea de lo que es. Ni idea. De repente, iban pasando los meses y veía cómo me quedaba siempre algo de ahorro cada final de mes. Tenía dinero para pagar imprevistos. ¡Tenía dinero! No debería sorprender, pero cada mes era capaz de ahorrar la mitad de mi nómina. Sacrifiqué el gastar mis pagas extras en viajes (y tirar de tarjetas) para aumentar mi ahorro. Me daba igual que mis amigo@s  y Carol se fueran de viajes, yo quería más. No quería viajar 21 días. Quería viajar sin prisas, sin fecha de regreso. Compré cientos de libros para hacer trading, inversiones y especular. Los mejores libros de bolsa. Ahí estaba mi pasaporte hacia el “GRAN VIAJE”. Ahora teníamos un objetivo en común, y yo estaba muy atrasado aunque mejorando mes a mes.



Nadie dijo que sería fácil y rápido…

No, nadie. Es cierto. No es un camino fácil. Es todo lo contrario. Piensa que vas a contarcorriente. Aquello que desea la gente, tu lo ignoras. Pasas de Iphone, de coches nuevos, de zapatillas caras, de vivir por encima de tus posibilidades. No es nada fácil. Cuesta mucho no abandonar, no dejarte llevar por la corriente. Y cuesta mucho más, cuando a tu alrededor no paran de decirte: ¡Estas loco!, ¿y de qué vas a vivir? ¡No inviertas que lo perderás todo! y una larga retahíla de frases parecidas. EL tiempo me ha enseñado que con buena estrategia, se gana más que pierde. Pero requiere tiempo, estudio y dedicación. Mucho estudio. Aquí encontrarás los mejores libros sobre bolsa, inversión y trading si quieres aprender a hacer que tu dinero trabaje para tí. Yo los compré aquí.

Y todo se aceleró…

En 2016, decidimos poner fecha oficial al viaje. Dos años. Así que empezó una carrera a contrareloj para arreglar todos aquellos asuntos que se iban a dejar atrás. Siempre parece que falta mucho por llegar, dos años… ¡madremía!. Y entonces un día, compras el billete de avión y ya está: todo se acelera. Los días empiezan a dar vértigo, te entran los nervios, las angustias, sudores… Crees que no te va a dar tiempo a solucionar todo. Comprar mochilas, ropa, vacunas, otorgar poderes, los seguros, bancos y tarjetas sin comisiones… Toda una serie de cosas a las que antes no dabas la menor importancia, se convierten en relevantes. Hay que dejar todo atado y bien atado.



Y llegó el día…

Por fin llegó el día. 4 años invertidos en conseguir el viaje.

Empieza el viaje. En el aeropuerto camino de Auckland, la primera parada en el viaje sin retorno.

15 de Marzo del 2018. Ese es hasta el momento uno de los DÍAS MÁS IMPORTANTE EN NUESTRAS VIDAS. Un nuevo comienzo, una nueva vida. Un despertar. Algo que de tan maravilloso que es, asusta. Se acabó el trabajar a turnos, los horarios laborales de doce horas. Empezamos a vivir. Hoy, cuando escribo esta entrada, nos encontramos en Melbourne, en el día 80 del viaje. Mañana volamos hacia Kuala Lumpur.

Puedes saber de nosotros aquí:

www.exploralabola.com