Historia de un error

Historia de un error

29 diciembre, 2018 0 Por Alberto


Aquello que no entiendas, preg√ļntalo

Sin duda esta ser√≠a la moraleja, la ense√Īanza que hemos aprendido en esta situaci√≥n en concreto. Aqu√≠ est√° la historia que nos sucedi√≥ en Bangkok. Ahora, d√≠as despu√©s, la encuentro muy divertida e incluso llego a re√≠rme. Pero puedo garantizar, que fue uno de los errores que m√°s pienso recordar en la vida. Me ha servido para comprender que si algo no entiendes, debes preguntarlo. Creer que o suponer que, no tienen ninguna utilidad en algunos casos. M√°s vale asegurarte preguntando la duda. Supongo que has o√≠do hablar de que puedes viajar por el mundo a cambio de alojamiento gratis, ¬Ņverdad? Pues esta es la historia de un error que nos podr√≠a haber costado arruinar las vacaciones a una familia en plena navidad.

Vivir en Bangkok gratis

A trav√©s de unas plataformas que ponen en contacto a personas particulares de todo el mundo con pasajeros, como son Trusted Housesitters y Housecarer.com,¬†podr√°s planear tu viaje para alojarte gratis en cualquier lugar del mundo a cambio de cuidar una mascota. Eso hicimos nosotros, y nos vinimos a vivir a Bangkok gratis durante casi un mes. Ser√≠an d√≠as de descanso para poder trabajar en los blogs y visitar la ciudad de manera tranquila. O eso cre√≠amos…

Todo atado y bien atado

Hab√≠amos aplicado a una oferta en las p√°ginas antes dichas,¬† Housesitters y Housecarer y hab√≠amos conseguido pasar las navidades y el fin de a√Īo en la capital de Tailandia, Bangkok. Todo apuntaba a que ser√≠an unas semanas tranquilas, sin estr√©s, disfrutar de un merecido descanso despu√©s de llevar viajando por el mundo cerca de diez meses. Aterrizamos en Bangkok cuatro d√≠as antes de «mudarnos» a la casa. Un hostel cutre donde compart√≠amos habitaci√≥n con ocho o nueve personas m√°s, a la espera de quedar con los due√Īos del can para que nos informaran de todas las cuestiones referentes al cuidado de la casa y del animal.

Nuestra perra tailandesa

Un perro siempre es un fiel amigo… menos cuando hueles a gato.

Y así fue

Nos presentamos en su domicilio a la hora se√Īalada, conocimos a los due√Īos y a «Mutley»¬† la perra de ocho a√Īos a la que le √≠bamos a dedicar las pr√≥ximas tres semanas. Y nos llevaron a cenar a un restaurante t√≠pico callejero cerca de nuestra futura casa. All√≠ estuvimos hablando, conoci√©ndonos y nos explicaron c√≥mo hab√≠a que cuidar de Mutley mientras sabore√°bamos unos platos riqu√≠simos de gastronom√≠a local. Todo se at√≥ durante la cena.

«Todo me pasa a m√≠»

La noche anterior al d√≠a de irnos a la casa, a eso de las 21 horas recibimos un mensaje de la due√Īa pidi√©ndonos perd√≥n. Lamentando y disculp√°ndose porqu√© hab√≠a tenido un accidente dom√©stico y con agua hirviendo, se hab√≠a quemado (quemaduras de segundo grado) la parte del est√≥mago y el m√©dico le hab√≠a recomendado reposo y la no exposici√≥n al sol. ¬°¬°¬°NO ME JODAS!!! Recup√©rate pronto pero… ¬°¬°Menuda putada!!¬†Algo que perjudicaba enormemente el trato de cuidar de la perra durante sus tres semanas de vacaciones en las playas e islas de Tailandia… Ten√≠amos que buscar ¬°¬°d√≥nde dormir en Tailandia las pr√≥ximas tres semanas desde yaaa!!

Gabinete de crisis, r√°pido

Despu√©s de recibir el mensaje y desearle una pronta y r√°pida recuperaci√≥n (maldiciendo hacia nuestros adentros la putada que se nos ven√≠a encima) y despu√©s de comunicarles que ya nos espabilar√≠amos para encontrar algo r√°pido donde dormir, nos entr√≥ el estr√©s. La ansiedad, algunos (bastantes) llantos por los imprevistos, los nervios y la incertidumbre nos asaltaron. Todo lo ve√≠amos negro. No pod√≠amos entender porqu√© nos ten√≠a que pasar ¬°la noche antes! As√≠ que superado el mal trago, no nos qued√≥ m√°s remedio que montar un gabinete urgente de crisis.¬†Eran las diez de la noche y est√°bamos con los port√°tiles encendidos, aplicando a todas las ofertas que hab√≠an en las p√°ginas de cuidar animales, indiscriminadamente. ¬°¬°SIN CONTROL!! No estamos para ser exquisitos y aplicar solo a las que tienen piscina… A gatos, tortugas, perro, m√°s de 3 perros, jaur√≠as de perros y gatos… si hubieran habido mofetas o cerdos, tambi√©n habr√≠amos aplicado. La cuesti√≥n era disparar a discreci√≥n para aumentar el porcentaje de √©xito.

Y se hizo la luz

Dos minutos despu√©s, recibimos la aceptaci√≥n para cuidar un gato durante tres d√≠as y empezar al d√≠a siguiente. ¬°¬°TOMA YA!!¬†¬°Joder qu√© suerte! Respiramos de tranquilidad, √≠bamos a tener tres d√≠as para aclarar, buscar y preparar los siguientes pasos. Perfecto. Nos fuimos a dormir con la tranquilidad que al d√≠a siguiente iba a salir el sol. Y SALI√ď… ¬°¬°vaya si sali√≥!!

Día D

Viernes. Era el d√≠a en el que ten√≠amos que haber ido a cuidar a un perro pero por el accidente de la due√Īa, nos vimos buscando nuevas opciones. Y encontramos un gato. Y ah√≠ que fuimos. Conocimos a la due√Īa de Miss Kitty (la gata), y nos ofreci√≥ alargar el cuidado de la gata hasta el siete de enero. ¬°¬°PERFECTO!!¬†Todo vuelve a encauzarse, ¬°qu√© tranquilidad! Est√°bamos ya con las maletas deshechas en la habitaci√≥n, esperando al taxi que iba a llevar a la due√Īa al aeropuerto. Eran las siete de la tarde. Y de repente… un mensaje lleg√≥ al m√≥vil. No era un mensaje cualquiera, no. Era un mensaje de la primera due√Īa, la del perro.

¬ŅTodo bien?

M√≠rala ella que preocupada. < S√≠, gracias. Al final encontramos otro animal que cuidar y podremos estar en Bangkok los d√≠as que ten√≠amos previsto. ¬ŅY t√ļ? ¬ŅC√≥mo est√°s? > Recibimos las respuesta y¬†se nos cay√≥ el mundo, un jarro de agua fr√≠a. Una gota de sudor nos empez√≥ a recorrer el pescuezo… nervios, sudor, incredulidad, estr√©s, ansiedad, falta de aire, dificultad para respirar, temblores, p√°nico…. ¬°¬°¬°P√ĀNICO!!!¬†Ostia puta pero… ¬Ņ¬°qu√© ha pasado!? S√≠, exacto. Se hab√≠an ido de vacaciones y daban por hecho que est√°bamos en su casa. Pero no lo est√°bamos. De hecho est√°bamos a siete kil√≥metros. En la hora punta de Bangkok. As√≠ que descubrimos gracias a la due√Īa de la gata, que hab√≠amos cometido un gran error. Hab√≠amos dado por hecho que con la explicaci√≥n del accidente, se hab√≠a cancelado el trato. Pero no hab√≠a sido as√≠. Nosotros mismos nos hab√≠amos montado una pel√≠cula que nos hab√≠a costado «sangre, sudor y l√°grimas» arreglar….. ¬°¬°PARA NADA!! Porque todo estaba bien.

Menudo fin de semana

Todo el fin de semana tuve que ir de casa a casa. Dos veces al d√≠a, una vez a las siete de la ma√Īana y otra vez a las cuatro de la tarde. A una distancia de siete malditos kil√≥metros de por sentido. 28 kil√≥metros al d√≠a para cuidar y alimentar a la gata y regresar a la casa del perro donde viv√≠amos. Sin olvidar que Mutley, la perra, no soporta ver a un gato u olerlo, se vuelve literalmente loca. Si ya la historia parec√≠a rocambolesca y delirante, hay que a√Īadir «un extra». Al llegar a la casa de la perra, nos esperaba con ladridos y ense√Ī√°ndonos los colmillos. As√≠ que ah√≠ est√°bamos. A las casi las once de la noche y la perra que no nos permit√≠a entrar al recinto de la casa a recoger las llaves para entrar. Las maletas tiradas en mitad de la calle, pensando desesperados c√≥mo hacerla callar… y cada vez que le dec√≠as: ¬°¬°Shhhhhh!! m√°s ladraba la muy «jdfklxxk».¬†No hab√≠a m√°s opci√≥n, hab√≠a que entrar. Poni√©ndonos toda la ropa de abrigo posible encima (¬°que tontos! Como si eso bastase para protegerte de un mordisco de perro.. ¬Ņverdad?) conseguimos entrar y recuperar las llaves. Y no sucedi√≥ nada. La perra dej√≥ de ladrar y solo quer√≠a comer. Demasiadas horas sola y hambrienta. Cualquiera de nosotros se hubiera comportado igual.

He de a√Īadir

Despu√©s de haber «disparado» a diestro y siniestro a todas las opciones de alojamiento disponibles en las plataformas para la ciudad de Bangkok y de haber resuelto de la √ļnica manera que vimos posible el fallo tan garrafal que cometimos (¬°¬°¬°POR NO PREGUNTAR!!! Lecci√≥n aprendida.), nos empezaron a aceptar para cuidar de sus mascotas un mont√≥n de due√Īos. As√≠ que nos vimos de la noche a la ma√Īana con un mont√≥n de animales por cuidar. Una gata, la perra (que no pero que s√≠…) dos perros, y alg√ļn que otro animal de compa√Ī√≠a m√°s que ahora no recuerdo. Al final, no pudimos hacer nada m√°s que decir no. Y ahora, estamos en Filipinas, s√≠, ¬°¬°Filipinas!! Durante un mes y medio vamos a cuidar de dos perritas… bueno, «perritas»… dos hembras Rottweiler que asustan. Pero son puro amor. Y aqu√≠ estamos!!

 

 

Siéntete libre de opinar, criticar o incluso reírte de mí (si crees que lo merezco), o puede que alguna vez te haya pasado algo parecido. Si has leído más posts de este blog habrás podido comprobar y ver que no censuro ni maquillo lo que escribo. Aquí no hay control de palabras. Así que ya sabes, anímate: explica y  cuenta, entre todos, nos podemos reír mucho de nuestras anécdotas.

Api√°date de mi y dale clic a un anuncio. De esa manera me estar√°s ayudando y a ti no te costar√° nada de nada…

También puede interesarte...