Tongariro Alpine Crossing.

Tongariro Alpine Crossing.

31 mayo, 2018 0 Por Alberto

Tongariro Alpine Crossing

El Trekking más famoso de Nueva Zelanda:

Nueva Zelanda es un maravilloso e impresionante país. Hay lugares fantásticos donde poder hacer cualquier tipo de deportes. Si vas por ahí y no practicas ninguno, deberían prohibirte volver a entrar en el país (jajaja). Puedes hacer Kayak, senderismo, puenting, surf, quads, bmx… Literalmente, es el cielo de cualquier amante de los deportes. En este post, voy a relatar mi experiencia haciendo el Tongariro Alpine, el trekking con más visitantes de toda Nueva Zelanda. ¡¡Y ENCIMA ES GRATIS!!

Todo empieza así…

Mes de Marzo en Nueva Zelanda. Empieza el otoño. Suena el despertador y son las 05:30h am. Un rápido vistazo por la ventana de la pensión para ver cómo apunta el cielo. Cargas la mochila que habías preparado la noche anterior y te diriges en coche hacia el parking de la salida para hacer el Tongariro trekking. Aparcas, última comprobación a la mochila y a su contenido y comienzas a caminar. Son las 06:30 am, en 4 ó 5 horas habrás recorrido los 20kms del camino. Pero… ¡Demonios! Aquí hay un problema logístico… ¡Exacto! La salida y la llegada ¡NO SON EL MISMO PUNTO! ¡Mierda!, ¡No me jodas!, gritas al cielo mientras regresas andando cabizbajo torturándote por tu error mientras regresas deshaciendo el mismo camino que acababas de hacer, al final 40 kms.



Seguramente, esto que has leído, le haya pasado a más de uno…

Por suerte (y porque el dueño de mi alojamiento me lo había advertido antes) tienes varias opciones: Puedes contratar un servicio de shuttle para que en la llegada te recoja un bus y te lleve de nuevo a la salida y así poder retirar tu vehículo, puedes “hacer dedo” y esperar que una alma caritativa y/o un buen samaritano tenga a bien recogerte en mitad de la carretera y te lleve a tu coche, etc… Así que yo, bien flamenco como soy, me decidí a hacer el Tangoriro empezando por el final con la idea de llegar a la salida y: Ó bien darme la vuelta y rehacer mi camino, ó bien hablar con alguien que lo empezara en la salida para llevarme su coche hacia la llegada. Cualquiera de los dos planes me parecían dignos de una mente brillante.
Pues bien, los días están llenos de imponderables así que ni me desperté a las 05:30h am, ni pude llegar a completar el Trail. Y aún así, hice más de 22 Kms…

en el Tongariro Alpine Trekking hay lagos preciosos y se rodaron algunas imágenes de " El señor de los anillos"

Uno de los Blue Lakes.

He aquí mi historia:

10 de la mañana, salgo en coche hacia la llegada del Tongariro Trail, el párquing está completamente lleno y los vigilantes, muy amablemente me permiten aparcar en el lateral de la carretera principal. 1 km de distancia hasta empezar el Trail. Mis primero 3’5 Kms, que en realidad son los últimos, son todo escalones de subida entre un bosque denso que apenas deja vislumbrar el cielo. A partir de ahí y hasta que llego al refugio donde poder hacer un alto en el camino, lluvia y viento. El día empieza a ponerse feo. Se masca la tormenta. Me cruzo con algún que otro turista que me mira con asombro, ellos están acabando el camino y yo, solo llevo 5 Kms y lloviendo. El sendero hasta el refugio sube en “eses” por la montaña. No es complicado, tampoco muy exigente o a mí no me lo pareció. Y encima te dan el camino allanado ¡para que no te salgas de él!

¡Sólo faltaba un pasamanos!

Estos “kiwis” le han quitado la gracia al senderismo, ¡parecen Koreanos!(que ya os contaré sobre estos…) Desde el refugio a los lagos hay otros 4 kms que esta vez hago corriendo porque mi pareja se queda a comer, descansar y secarse. Sigue lloviendo y ahora sopla más viento. Pero yo he venido para ver los “blue lakes”, ¡A saber cuándo regresaré a NZ!¡Al carajo la lluvia y el frío! Y entonces…… encaras el último repecho y ahí lo tienes: ¡Vaya visión! ¡Qué lugar! ¡Menuda sensación de que la caminata ha valido la pena! Te olvidas del frío y del viento que hace en ese momento y no puedes hacer otra cosa más que admirar el lago, absorto. Ensimismado.

Y así regresamos…

Satisfechos por haberlos podido ver, regresamos corriendo al refugio y desde allí encaramos el camino al coche. No fue un gran día, pero el camino vale mucho la pena. Si estas por Nueva Zelanda, deberías hacer este trekking.

También puede interesarte...